La himenoplastia, o cómo volver a ser virgen de nuevo

La himenoplastia, o cómo volver a ser virgen de nuevo
Por Multiestetica.com
25 ago 2015

La himenoplastia es una intervención que sirve para reconstruir el himen, la fina capa que recubre el orificio externo de la vagina. Algunas mujeres se someten a esta intervención por razones sociales, culturales o, simplemente personales, lo que les hace recuperar su virginidad.

La himenoplastia, o reconstrucción del himen, es un procedimiento quirúrgico que a través de un método no invasivo busca recuperar la membrana que cubre la salida de la vagina al nacer. Aunque normalmente esta capa se rompe al mantener la primera relación sexual, también es cierto que puede haberse quebrado tras realizar alguna actividad física o colocarse un tampón. Incluso, en algunos casos (una de cada mil mujeres) se nace sin himen.

Durante la niñez el himen protege a la vagina de los agentes externos que pudieran afectarle. Conforme se llega a la pubertad, la vagina crea su propia flora que servirá de protección natural, con lo que el himen pierde dureza y deja de cumplir su función principal.

¿En qué consiste el tratamiento?

La himenoplastia consiste en la reconstrucción del himen mediante unas pequeñas incisiones en los lados del epitelio vaginal (la mucosa que recubre las paredes de la vagina) que se unen entre sí mediante suturas reabsorbibles. De esta manera, se recupera el estado original del himen al cerrar el orificio a raíz de carúnculas o vestigios membranosos del propio paciente.

Aunque ésta suele ser la tipología más común de himenoplastia, existen otros dos tipos:

  • Reparación inmediata. Es cuando la himenoplastia se realiza en un periodo no superior a los 15/20 días desde la rotura del himen. En algunas culturas como la gitana o la musulmana mantener el himen intacto antes del matrimonio es una obligación, por eso, muchas de las pacientes provienen de este sector de la población.
  • Nueva membrana. En este tipo de intervención al no disponer de suficiente tejido propio del paciente o estar dañado, se crea una nueva membrana mediante colgajos de la mucosa vaginal.

La cirugía de himen no requiere de hospitalización y se realiza de forma ambulatoria. Normalmente, suele durar una hora en la que la paciente es sedada localmente y tras la cual puede volver a casa con total normalidad. Se recomienda un reposo de unas 24 horas para evitar posibles desgarros y mínimo un mes sin realizar ningún tipo de actividad sexual. Los efectos secundarios pueden ser leves sangrados los 2 o 3 primeros días tras la intervención y en muy pocos casos hematomas, rojeces o inflamación. Se aconseja que los días antes de la intervención (siempre con aprobación previa del especialista) se tome algún tipo de antiinflamatorio como ibuprofeno o naproxeno y la semana posterior no se ingiera antiagregantes plaquetorios como aspirina o dipiridamol para limitar el sangrado.

Las cicatrices son mínimas y con el paso del tiempo se vuelven prácticamente imperceptibles. El coste de esta intervención quirúrgica se sitúa entre los 2.000 y 3.000 euros aproximadamente.
Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!