Eliminar el enrojecimiento facial es posible

Eliminar el enrojecimiento facial es posible
Por Multiestetica.com
21 jun 2016

En ocasiones vemos cómo nuestra piel sufre algunos tipos de alteraciones que nos provocan molestias y picores y se transforma para dejar señales que resultan especialmente antiestéticas. El problema más habitual cuando nos enfrentamos a síntomas de este tipo suele ser la cuperosis. Esta afección se manifiesta en el rostro en forma de zonas de color rojizo y se debe a pequeños problemas circulatorios.

El primer síntoma para detectar la cuperosis es el enrojecimiento de la zona afectada. En un nivel superior aparecen picores, granos (con infección); las venas se marcarán en la piel más de lo habitual. Si la cuperosis se encuentra en un estado muy grave puede derivar en problemas de tipo ocular como conjuntivitis o blefaritis.

No debes alarmarte. Es poco habitual que la cuperosis alcance niveles tan extremos. Generalmente es un problema que afecta a las mujeres, pero que no pasa de ese enrojecimiento antiestético que mencionábamos.

Causas de la cuperosis

Como decíamos unas líneas atrás, el problema más habitual que causa la cuperosis es una deficiente circulación sanguínea. Y decimos deficiente porque son problemas de microcirculación que, en principio, no deberían suponer ningún problema de salud. Hay una serie de factores como la hipertensión o la diabetes que también pueden causar este problema.

Hemos de advertir en otra serie de causas qué puede provocar la cuperosis: determinados tipos de comida (picantes, algunas especias, alimentos muy calientes…), el consumo de alcohol y de tabaco o una radiación solar excesiva.

Tratamiento de la cuperosis

Son muchas las mujeres que después de un tiempo sufriendo este problema han de recurrir a un profesional. Cubrir la zona con maquillaje o las soluciones naturales no dejan de ser una tapadera poco efectiva. El método más eficiente para tratar la cuperosis es el tratamiento láser con IPL (luz intensa pulsada).

El tratamiento con IPL se realiza especialmente cuando las zonas de cuperosis en el rostro son extensas. Cada sesión dura unos 30 minutos y se suele acompañar de una mascarilla calmante posterior al tratamiento. El número de sesiones necesarias varía en función del grado de la afección, aunque generalmente con entre dos y cinco sesiones suele ser suficiente. Las sesiones pueden repetirse una semana después del último tratamiento.

Cómo prevenirla

Si aparecen los primeros síntomas de cuperosis en tu piel, aún estás a tiempo de frenar su crecimiento. Algunas claves para ello son:

  • Mantener tu piel hidratada en todo momento.
  • No exponerte a cambios bruscos de temperatura. La cuperosis suele aparecer en los meses de otoño e invierno.
  • Utiliza crema solar cuando vayas a estar mucho tiempo expuesta a las radiaciones ultravioleta (incluso en invierno).
Consigue tu presupuesto con un solo click
¡Te informamos totalmente gratis!

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.