Cómo perder peso antes de una liposucción

 · 
Cómo perder peso antes de una liposucción

Tal como dice la palabra, la liposucción es la extracción de grasa corporal localizada. Es una técnica de cirugía plástica que mediante la succión con una aguja de pequeñas dimensiones tiene el objetivo de eliminar aquellas adiposidades que no se consiguen eliminar ni con el ejercicio físico ni con la dieta. Por eso, si piensas someterte a una liposucción o lipoescultura, debes tener claro que solo esta cirugía no sustituye la dieta ni te impide aumentar de peso en el futuro. También tienes que tener en cuenta que el resultado suele ser mejor y las complicaciones menores cuanta menos masa grasa esté presente en la zona a tratar en el momento de la intervención.

¿Cómo saber si debes bajar de peso o si estás ya en tu rango de peso saludable? La manera más fácil para saber si estás en una situación de normo peso o de sobre peso es calcular el índice de masa corporal. El IMC se calcula dividiendo el peso por la altura elevada a 2: Kg/m^2. Por ejemplo, imaginemos que una persona pesa 75Kg y mide 1.65m. Su IMC sería: IMC = 75/(1.65)^2 = 75/2,56 = 27,57. En la siguiente imagen podrás ver cómo interpretarlo.

imc2a.jpg

Este índice se utiliza por igual para hombres que para mujeres, y no distingue masa grasa y masa muscular, por lo cual es importante consultar a tu médico de cabecera o directamente al cirujano plástico para determinar si el sobrepeso es debido a una musculatura importante o a grasa en exceso.

Cómo perder peso de forma saludable y mantenerlo después de la operación

La mejor manera para perder peso antes de la liposucción y mantener los resultados logrados es combinar una alimentación equilibrada y saludable con actividad física aeróbica y muscular. Con un plan personalizado acorde a tus necesidades energéticas puedes perder 1 kg a la semana sin riesgos y si mantienes los hábitos, con una dieta de mantenimiento podrás lucir tu nueva silueta durante mucho tiempo. Para perder 1 kg a la semana debes disminuir tu ingesta diaria de 7.000 calorías semanales. Los nutricionistas de la aplicación Manzanaroja, tu dieta personalizada, nos dan algunos consejos para bajar las calorías y reactivar el metabolismo:

1. Elige una dieta adecuada a tus necesidades y a tus gustos. Si ves a la primera que la dieta que te proponen no corresponde a tu estilo de vida y a tus gustos y que va a ser una pesadilla, busca una alternativa. No es aconsejado privarse de muchos alimentos (hidratos o grasas) aunque pierdas mucho peso muy rápidamente. Con una dieta personalizada acorde a tu gasto energético diario, adaptada a tu estilo de vida, a tu forma física y sobre todo a tus preferencias alimentarias, te permitirá adquirir hábitos saludables que, mantenidos en el largo plazo, te permitirán adelgazar y no volver a recuperar los kilos perdidos.

2. Adelgaza comiendo de todo. No debes renunciar a los hidratos (pan, pasta, arroz), ni tampoco a un postre de vez en cuando, lo importante es que todo sea en su justa medida. Si por ejemplo sabes que vas a querer un postre al final de la cena, come menos pan o elige un plato más proteico. Si te sacrificas demasiado no vas a seguir el nuevo régimen durante mucho tiempo y puede que volviendo al viejo estilo de alimentación, vuelvas a recuperar kilos perdido y a acumular nuevamente grasa localizada.

3. La dieta mediterránea y la pirámide alimentaria: La Organización Mundial de la Salud aconseja una ingesta diaria en la cual el aporte energético es proporcionado por el 55-60% por los hidratos de carbono, el 15% de proteínas y el 22% de grasas. Un menú variado, que contemple todos los alimentos y combinándolos según las indicaciones de la pirámide alimentaria de la dieta mediterránea te permitirá volver a estar en forma.

4. Fantasía en la cocina: Cocinar en casa es la clave para controlar lo que metemos en nuestro plato. No hace falta cocinar platos complicados: las recetas más sencillas y más comunes se pueden preparar en poco tiempo aunque en su versión light y con tu fantasía en la elaboración del plato, será un placer que aumentará tu motivación.

shutterstock-272566277.jpg

5. Realiza 5 comidas diarias para controlar el hambre: Haz al menos 5 comidas diarias (desayuno, tentempié de media mañana, comida, merienda, cena). Si comes cada 2 o tres horas, justo cuando te entra hambre, evitarás llegar a la siguiente comida hambrienta. Come lentamente, bebe mucha agua y hazte alguna infusión para prolongar la sensación de saciedad. Como tentempié prefiere fruta, yogurt, barritas de cereales integrales caseras. Lleva siempre contigo una manzana para tener algo sano cuando te entre hambre.

6. Alimentos a evitar: Como hemos dicho, no hay alimentos prohibidos, ya que todo depende de la medida y de la recurrencia con que se comen determinados alimentos. Es preciso conocer las calorías de algunos alimentos que solemos tener en la mesa:

  • Bebidas azucaradas, mejor beber agua o aguas aromatizadas con fruta.
  • Quesos cremosos o curados: suelen proporcionar alrededor de 400 kcal/ 100g, así que mejor consumir quesos frescos.
  • Frituras y patatas fritas: las frituras, además de ser dañinas suelen ser muy calórica, prefiere cocción en sartén antiadherente, al vapor, o sofritos añadiendo agua.
  • Alcohol: las bebidas con alcohol proporcionan muchas calorías y pocos nutrientes. Limita el consumo de alcohol al fin de semana (una o dos copas de vino) o cada día media copa de vino o de cerveza.
  • Azúcar: Reduce el azúcar de tu café y si te entran ganas de dulces come una fruta sabrosa que te gusta.
  • Carne roja: Llena tu plato de verduras (puedes comer cuanto más te apetezca), alternando cruda y cocida, come el pescado al menos 3 veces a la semana, reduce la carne roja que suele ser más grasa (max 1 o 2 veces a la semana), las legumbres dos o tres veces a la semana.

7. Desayuna bien: El desayuno debe aportar entre el 20 y 30% del aporte energético diario. Si combinas lácteos, cereales integrales y fruta recibirás un buen chute de energía y gracias a la fibra te sentirás saciado durante más tiempo.

8. Haz actividad física: El movimiento, además de quemar calorías, ayuda a estimular el metabolismo. Elige una actividad que te guste y ten en cuenta que es mejor la constancia, por ejemplo 30 minutos de caminata rápida cada día, que un esfuerzo muy grande solo una o dos veces a la semana.

9. Motivación y constancia: Este cambio te aportará no solo ventajas estéticas sino también a nivel de salud en general. Te sentirás más guapa y más fuerte, más activa y más en forma. Repite cada día que te quieres y que quieres estar mejor. Tu cuerpo es tu templo y cuidarlo será una manera de quererte más.

Recuerda que las dietas drásticas no sirven en largo plazo, la mejor dieta es un cambio de hábitos que dure para siempre, sin demasiadas prohibiciones, con todos los alimentos y respetando los principios de la dieta mediterránea. Cada persona tiene su propio físico, sus preferencias y un metabolismo más o menos lento, así que solo un plan personalizado te puede dar las garantías de bajar de peso de manera saludable y sin volver a recuperar la grasa eliminada.

0 Comentarios

Consulta al doctor