Los hombres también se han apuntado a tratamientos con toxina botulínica

Los hombres también se han apuntado a tratamientos con toxina botulínica
Cada vez más los hombres cuidan su aspecto, incluso realizándose tratamientos de medicina estética
Su objetivo es ofrecer servicios de calidad en los tratamientos de las diferentes especialidades de cirugía y medicina estética. El equipo médico selecciona y valora cada uno de los casos.
Creación: 13 nov 2013 · Actualización: 13 sep 2021

Cuidar del aspecto de uno mismo no es sólo una cuestión femenina. Cada vez más, los hombres tienen cuidado de su físico. Las relaciones laborales y personales nos exigen tener una presencia impecable y es nuestra mejor carta de presentación.

De la misma manera que el hombre ha empezado a acceder a tratamientos tan simples como una limpieza de cutis, está empezando también a entrar en el campo de la medicina estética, buscando soluciones eficaces al envejecimiento facial.

Las edades en las que el hombre empieza a solicitar este tipo de tratamientos, están entre los 28 años y hasta los 50 años. El hombre bien informado sabe que la toxina butolínica tipo A  le aporta un aspecto rejuvenecido al rostro. Debemos abandonar el mito de que este medicamento deja la cara inexpresiva y acartonada.

El éxito de este tratamiento es la rapidez en el procedimiento: entre 20 y 30 minutos. También se puede destacar su eficacia porque en tres o cuatro días vemos los resultados, con mínimas molestias. La facilidad, es otra de las ventajas de esta proteina: después de su aplicación podemos hacer vida normal, ya que no queda ninguna marca o secuela.

Por todo ello están dispuestos a utilizarlo uno de cada cuatro hombres.

La fuerza de los músculos del hombre es superior al de las mujeres, por ello es importante que un médico experimentado en aplicación de esta toxina haga un estudio previo antes de la aplicación, ya que la técnica es algo diferente.

El procedimiento es muy simple: se realizan unas micro inyecciones en los puntos estratégicos en los que el músculo realiza la contracción. Esta neurotoxina provoca la relajación de este músculo, es decir, inhibe el movimiento y, por tanto, la arruga, aportando un aspecto relajado y rejuvenecido.

Junto con este fármaco, los pacientes masculinos suelen aplicarse hialurónico en las ojeras, en los surcos nasogenianos y vitaminas para la mejora de la piel. A diferencia de las mujeres, el hombre quiere realizar estos tratamientos en el mínimo de tiempo posible.

Por ello, Clínica Rinos tiene programas especiales para que en solo dos sesiones podamos hacer cuatro tratamientos: toxina botulínica, peeling, hialurónico y ojeras.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.