Lo hemos probado: toxina botulínica

Lo hemos probado: toxina botulínica
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 27 feb 2020 · Actualización: 21 sep 2021

En colaboración con: Dr Josep Márquez - Medical Class

Hoy nuestra compañera Karina Noguera nos cuenta su experiencia personal con este tratamiento

Es increíble como la palabra toxina botulínica aun se mira en nuestro entorno con un poco de misterio e incluso alarma. Después de mis casi 5 años leyendo cada día experiencias sobre ella esta vez seré yo quien cuente mi experiencia.

Cuando pensamos en la toxina botulínica, nos ponemos en el papel de aquellas mujeres famosas quienes de un día para otro aparecen con sus facciones completamente destrozadas. Y pensamos "este tratamiento le ha destrozado la cara". Esta serie de casos que normalmente vemos cada día, han hecho que se estigmatice el tratamiento como algo negativo e incluso se llegue a ver como peligroso.

En realidad los rellenos faciales y la toxina botulínica son dos tipos de tratamientos diferentes, pero está claro que el exceso de ellos, como de cualquier otro tratamiento estético, puede tener consecuencias negativas.

¿Por qué decidí ponerme toxina botulínica?

Hace un par de años cuando tenía 35, comencé a ver las primeras líneas de expresión en mi rostro. La frente, las patas de gallo y entrecejo han sido las primeras "arruguillas" en aparecer y claro, inevitablemente el espejo las suele recordar cada mañana una vez las descubres.

No pretendo aparecer ahora a mis 37 años como una chica de 25, porque en realidad sería completamente imposible. Pero con mi experiencia leyendo e interactuando diariamente con personas que se practican tratamientos estéticos, ya sabía que este era un tratamiento seguro, capaz de paralizar los músculos y entonces me dije ¿Por qué no hacerlo?

Si algo he tenido claro toda mi vida es que la prevención es el mejor tratamiento estético que existe, y que cuando aparecen estas líneas es el momento ideal para hacer algo. Es mucho más fácil cuidar la piel desde ahora, que llegar un día a pensar en un tratamiento más invasivo por falta de cuidados.

Para mí ha sido preventivo

En la actualidad todos sabemos que uno de los primeros responsables de la aparición arrugas es el sol. Así que yo he usado protección solar toda mi vida y en todas las épocas del año, he tenido una piel delicada y desde muy temprana edad he tenido que pasar por diferentes tratamientos dermatológicos. Así que el sol para mí es justo, diría que demasiado justo y con mucha protección.

Aunque mis primeras líneas de expresión aparecieron a los 35 años, hay personas que por el exceso de sol y los pocos cuidados comienzan a verlas mucho antes, así que el tratamiento estético más importante de todos para mí será el protector solar.

Sin embargo, aun así y pese a mis cuidados he decidido dar el paso.

Mi experiencia con la toxina botulínica

La primera vez que me vi la línea de la frente marcada, estaba en un ascensor de aquellos que desprende una luz fulminante y pensé: "tengo la misma arruga de mi mamá". Y recordé la frase de Gabriel García Márquez en su libro “El amor en los tiempos del cólera” cuando el protagonista Florentino Ariza se mira al espejo y ve el reflejo de su padre, entonces se da cuenta que se está haciendo mayor. Esto justamente me ha sucedido en aquel ascensor.

Después de los 30 comencé a ver mi piel mucho más apagada y de alguna manera esto me exigió estar más atenta en cuando a la hidratación. Siempre me han gustado los tratamientos estéticos que realzan la belleza natural sin llevarla al extremo.

He visto amigos y familiares que se lo aplican constantemente y nadie les diría que se han puesto toxina botulínica. Además me daba cuenta que la piel ganaba mucho brillo y vitalidad, daba la sensación de tener un rostro mucho más descansado y jovial.

Por qué se llega a notar la toxina botulínica

Según mi percepción, puede ser por los siguientes motivos:

  1. No se asiste a un buen profesional: y cuando digo esto no solo me refiero a su experiencia profesional sino a la precisión a la hora de aplicar el producto. En estos aspectos quedé encantada con el trabajo del Dr. Josep Márquez de Medical Class porque al sentir su empatía, su amplia explicación y su buen gusto a nivel estético me aportó la seguridad que necesitaba en ese momento.
  2. Se ha excedido en la cantidad: en este punto el especialista juega un papel fundamental porque es quien conoce los límites del tratamiento. Así que hay que escuchar, dejarse asesorar pero sobre todo aceptar sus indicaciones, pues él es el profesional.

Frente, entrecejo y patas de gallo

Mi experiencia ha sido en el tercio superior del rostro, lugares en los que he sentido más necesidad y que para el especialista también lo eran.

Después de la asesoría, explicación detallada del producto tenía un poco nervios pero confié en las manos del profesional de Medical Class. Me han inyectado 32 pinchazos, aunque parece bastante no tardamos ni media hora en la aplicación. Una vez terminada la sesión, tenía la zona de los pinchazos inflamada, pero con hielo a los 10 minutos era como si no hubiese pasado nada por mi rostro. A partir de ahí a los días siguientes comencé a observar la mejoría en mi piel.

Antes y después Bótox
Resultados después de 1 semana

¿Me ha dolido el tratamiento?

Es increíble, pero la aguja con la que me lo han aplicado era tan pequeña y delgada que apenas sentía pequeño pellizco, de hecho después del tratamiento al ver el vídeo me quedé sorprendida porque parece mucho más impresionante de lo que realmente sentí en ese momento.

Cada vez que el especialista pinchaba sentía un pequeño escozor, él me lo había advertido e incluso me dijo que cuando la toxina botulínica no escuece es porque el producto no es de buena calidad.

¿Me lo seguiré poniendo?

Mi respuesta es clara, por supuesto y además no tengo la menor duda, pero la sugerencia del profesional es esperar a que las líneas vuelvan a aparecer entre los 6 a 8 meses y volverlo a hacer.

Ahora después de dos semanas siento la zona un poco tirante y al estar los músculos paralizados no puedo moverlos, por eso siento que es preventivo porque serán 6 meses sin mover los músculos y por tanto evitaré que las líneas se sigan marcando.

Mi opinión sobre la toxina botulínica

Mi experiencia es completamente positiva, da gusto verse al espejo y sentir la piel con una apariencia más vital y descansada. Que las arrugas tarde o temprano llegarán, claro, la vejez es inevitable, pero si puedes practicarte tratamientos que contribuyan a llevar mejor el paso de los años ¿por qué no hacerlo? Al final ese es el objetivo de la cirugía y medicina estética.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.