Frótox, la alternativa a la toxina botulínica

Frótox, la alternativa a la toxina botulínica
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 2 feb 2018 · Actualización: 13 sep 2021

Las arrugas que la edad deja en nuestra piel no gustan a nadie. Por eso, la gran mayoría recurrimos a diversos tratamientos para contrarrestar o, al menos, frenar el envejecimiento cutáneo y que el paso de los años no sea tan evidente en nuestro rostro.

Uno de esos tratamientos es la toxina botulínica, que cuenta con muchos seguidores por la facilidad y rapidez del método y los satisfactorios resultados que produce en aquellos que lo han usado.

¿Cómo actúa la toxina botulínica?

Dejando a un lado otros usos médicos que tiene la toxina botulínica, como el de reducir la migraña y los problemas de sudoración excesiva, la toxina botulínica es una potente aliada para alisar las arrugas que surgen en el contorno de los ojos (las conocidas como patas de gallo), así como las arrugas peribucales (esas que aparecen al reír, gesticular o fumar), las del entrecejo y las que se dejan ver en la frente. Junto al ácido hialurónico, esta proteína es uno de los productos más utilizados para combatir estas líneas de expresión debido a los resultados naturales que suele proporcionar.

Como los rellenos inyectables, la toxina se inyecta en aquellas zonas del rostro sobre las que se desee actuar. Para ello, el médico empleará una aguja intramuscular, ya que tendrá que llegar al músculo puesto que es allí donde actúa. ¿Cómo elimina las arrugas? Paralizando los músculos faciales. Al inyectar la toxina en el músculo facial, se consigue relajar e impedir su movimiento, por lo que, además de rebajar las arrugas que ya teníamos, evitará que se generen otras mientras gesticulamos o nos reímos, por ejemplo. Es decir, mantendrá la piel tersa y sin arrugas. Y ello durante cinco o seis meses.

botox
Ta toxina botulínica se inyecta en aquellas zonas del rostro sobre las que se desee actuar

↪️ Relacionado: Bótox® o Dysport®, cuál es mejor para mis arrugas?

¿Por qué tiene tantos adeptos?

Porque permite disfrutar de un cutis liso y de un rostro rejuvenecido sin pasar por el quirófano, sin dolor, sin posoperatorio, sin efectos secundarios permanentes y sin riesgos para la salud. Aunque, como siempre decimos, para que realmente sea un tratamiento seguro y no surjan problemas, es indispensable que la toxina botulínica nos la inyecte un médico especializado.

Suele ser un tratamiento rápido, cuyos efectos se dejan notar en dos o tres días, y bastante económico. De ahí que cuente con tantos usuarios fieles.

↪️ Relacionado: Todo lo que debes saber sobre la toxina botulínica

¿Hay otro tratamiento alternativo a la toxina botulínica?

Sí que lo hay, y con muy buenos resultados, tantos que se está convirtiendo en una interesante alternativa al uso de esta neurotoxina. Nos referimos al frótox, que se está postulando como el tratamiento que desbancará a la toxina botulínica de ese lugar privilegiado en el que famosos y usuarios lo han colocado.

El frótox, también llamado coldtox frotox, se vale del frío para reducir las arrugas y rejuvenecer el rostro. Los beneficios del frío desde el punto de vista estético son harto conocidos. Hay técnicas como la criolipólisis que producen resultados sorprendentes para acabar con la celulitis y eliminar la grasa acumulada en zonas como las caderas, las cartucheras, el abdomen, los brazos, los glúteos, la zona baja de la espalda…Por si ello fuera poco, los efectos secundarios que pueden producir son mínimos.

En el caso del frótox, los investigadores hacen uso de ese frío y lo aplican en el rostro para eliminar las arrugas faciales. En Inglaterra ya cuenta con un nutrido grupo de seguidores, que han visto los beneficios que supone aplicar frío a las líneas de expresión y que disfrutan de un tratamiento sin apenas riesgos ni efectos secundarios.

¿Cómo actúa el frótox?

El frótox hace uso del frío para congelar las arrugas. Por medio de la crioneuromodulación, que es un método desarrollado por el laboratorio Myoscience, se consigue enfriar e inhibir el músculo facial de la zona a tratar, por lo que las arrugas desaparecen. La crioneuromodulación consiste en inyectar, con la ayuda de microagujas, nitrógeno líquido, durante treinta segundos, junto al nervio que interviene en el músculo causante de las arrugas de esa zona del rostro. Este nervio se relajará y se dormirá durante unos meses, por lo que se borrarán las arrugas en esa parte de la cara.

frotox
El tiempo de duración del tratamiento es algo inferior al de la toxina botulínica

Es un tratamiento rápido, pues en poco más de quince minutos se efectúa la paralización del nervio facial. Para reducir las posibles molestias que pueda ocasionar la inyección del nitrógeno, se emplea anestesia local.

Como cualquier tratamiento médico-estético, la aplicación del frótox también debe llevarla a cabo un médico titulado y con amplia experiencia en la aplicación de tratamientos antienvejecimiento, que tenga profundos conocimientos sobre los músculos y nervios faciales para minimizar posibles riesgos o efectos no deseados.

El tiempo de duración del tratamiento es algo inferior al de la toxina botulínica, unos tres o cuatro meses. Después, como en el caso de la toxina botulínica, habrá que repetir de nuevo el tratamiento para poder disfrutar de los beneficios que reporta presumir de una apariencia más joven.

¿Qué diferencias hay entre la toxina botulínica y el frótox?

Aunque sean tratamientos muy parecidos en algunos aspectos, difieren de manera importante en otros. Veamos en cuáles:

  • No emplea toxinas ni ninguna sustancia que pudiera ser contraproducente para el cuerpo. Como solo emplea nitrógeno líquido para congelar el tejido próximo al nervio, hay menos riesgo de que se produzca alguna reacción o consecuencia no deseada. Tras los efectos de la congelación, los nervios reanudan su actividad de manera normal.
  • A diferencia de la toxina botulínica, el frótox solo puede emplearse para corregir y eliminar las arrugas situadas en el tercio superior de la cara, es decir, las arrugas que aparecen en la frente y las del entrecejo. En este sentido, el uso de toxina botulínicapuede extenderse a otras zonas del rostro.
  • En el caso del frótox, los resultados duran menos. Normalmente, los efectos de la toxina botulínica permanecen entre cuatro y seis meses. El frótox dura algo menos, solo tres o cuatro meses, por lo que habrá que repetir el tratamiento antes.
  • Si había que esperar entre dos y tres días para poder disfrutar de los resultados esperados con la toxina, la crioneuromodulación produce efectos inmediatos. De este modo, una vez terminada la aplicación del nitrógeno, el paciente ya notará su frente y entrecejo más lisos y con menos arrugas.

El frótox es una excelente alternativa a la toxina botulínica. Por eso muchos pacientes ya han solicitado información y se han sometido a este tratamiento.

↪️ ¿Conocías este tratamiento? ¿Lo probarías? Cuéntanos todos los detalles en el foro

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.