¿Conoces el baby botox?

¿Conoces el baby botox?
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 25 abr 2018 · Actualización: 13 sep 2021

En los años 90 comenzamos a oír hablar de la toxina botulínica, una sustancia que se presentaba como todo un milagro antienvejecimiento y que conseguía que aquellos rostros que empezaban a enfrentar la madurez volvieran a lucir tersos y aparentaran diez años menos.

Las famosas no tardaron en sucumbir a este producto, cuyo funcionamiento es sencillo: se trata de una toxina que paraliza los músculos, haciendo desaparecer arrugas y líneas de expresión. En los últimos 20 años este producto se ha popularizado y ya no hace falta ser millonaria para poder permitirse unas inyecciones. De hecho, a día de hoy es un tratamiento muy demandado por mujeres de toda condición y clase social.

Pero el principal problema que tiene la toxina botulínica es que muchas veces se abusa de él, y el rostro acaba quedando prácticamente petrificado. Más rejuvenecido, sí, pero sin ningún tipo de expresión. El resultado es que ese pequeño retoque se acaba notando demasiado.

Menos es más

La mayoría de las mujeres y los hombres que se someten a algún tipo de retoque estético no quieren proclamarlo a los cuatro vientos; por eso, buscan tratamientos que sean lo más discretos posible. Que se les vea más jóvenes, pero sin que la otra persona tenga muy claro qué es lo que se ha hecho.

Ahora que menos es más, surge una nueva tendencia dentro del campo de la estética, el conocido como baby botox. A día de hoy, está teniendo mucho auge en Estados Unidos, donde la tendencia hasta ahora era apostar por retoques claramente visibles y hasta exagerados. En Europa, siempre hemos sido más comedidos en este sentido, y los especialistas ya venían limitando desde hace tiempo la cantidad de toxina botulínica infiltrada en cada sesión.

¿En qué consiste el baby botox?

En realidad, no es una práctica nueva, sino una modificación de lo que se venía haciendo hasta ahora. Consiste en aplicar toxina botulínica pero de una forma mucho más comedida, de forma que no se produzca esa "congelación" del rostro. No solo se aplica menos cantidad, sino que también se espacian las sesiones más en el tiempo.

Si con la toxina botulínica se usaban de dos a tres jeringas por tratamiento, con el Baby Bótox se aplica entre media y una jeringa.

Es un tratamiento preventivo

Mientras que a los tratamientos de toxina botulínica se recurre cuando las arrugas ya han hecho acto de presencia, el baby botox es más bien un tratamiento preventivo que se puede usar incluso en pieles jóvenes que buscan mayor luminosidad y empiezan a luchar contra los efectos del paso del tiempo antes de que los mismos empiecen a ser visibles.

shutterstock-333824147.jpg

Al ser más preventivo que correctivo, hay que tener en cuenta que no suele ser efectivo con arrugas ya marcadas. Puede hacer que se noten menos, pero en ningún caso las elimina con la efectividad con la que puede hacerlo la toxina botulínica tradicional.

↪️ Relacionado: Frótox, la alternativa a la toxina botulínica

¿En qué zonas se puede aplicar?

El baby botox se puede usar en aquellas zonas del rostro en las que se puede aplicar la toxina botulínica. Es decir, en las tan temidas patas de gallo y en la zona de la boca y la frente, que son las que más denotan el paso del tiempo y las que más afectadas se ven por las arrugas de expresión.

¿Para qué personas está indicado el tratamiento?

Este tipo de tratamiento está indicado para pieles jóvenes que empiezan el camino hacia la madurez (unos 35 años) y que quieren lucir más tersas, radiantes y luminosas, pero sin recurrir a un tratamiento agresivo ni a uno que se note demasiado.

Se trata de un retoque muy discreto que consigue dejar el rostro de mujeres y hombres con un aspecto muy natural.

¿Qué cuidados hay que seguir?

El producto se introduce en la piel a través de pequeñas inyecciones, por lo que es mínimamente invasivo, y el paciente puede retomar su actividad normal sin ningún tipo de problema. Es normal que aparezcan puntos rojos en la piel en la zona en la que la aguja la ha penetrado, e incluso pueden llegar a aparecer pequeños hematomas que desaparecerán en unas horas.

Se suele recomendar a los pacientes esperar 24 horas antes de realizar alguna actividad extenuante; también en las primeras horas hay que evitar masajear la zona tratada y se aconseja no irse a la cama hasta pasadas cuatro o cinco horas desde el tratamiento.

Cuidado de la piel más allá de la toxina botulínica y el baby botox

Para que los tratamientos con toxina botulínica queden bien es importante que sean aplicados por especialistas, pero también es fundamental que el paciente cuide su piel. La piel del rostro está constantemente expuesta a la intemperie, y los elementos hacen mella en ella, haciendo que se le note más el paso del tiempo. En algunos casos incluso se da un envejecimiento prematuro.

No se puede luchar contra ese paso del tiempo, pero sí se puede evitar que sus efectos sean tan visibles. Para ello, es importante seguir una rutina diaria para el cuidado de la piel. Hay que limpiar el rostro todos los días y eliminar todo resto de maquillaje que pueda haber en el mismo antes de acostarse, a fin de que los poros puedan respirar.

Tanto por la mañana como por la noche hay que aplicar una buena crema hidratante que se adapte al tipo de piel. A partir de los 35 años, se pueden comenzar a utilizar cremas antiarrugas que aporten una mayor hidratación y una dosis extra de colágeno y elastina. Es imprescindible que la crema de día cuente con un factor de protección solar de, al menos, 30, o aplicar un protector solar después de la crema hidratante. El sol es uno de los principales factores de envejecimiento de la piel del rostro, provoca arrugas, manchas y aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel.

↪️ Relacionado: Todo lo que debes saber sobre la toxina botulínica

Cuanto más cuidada esté la piel de la cara, en mejores condiciones estará para someterse a tratamientos antiedad que empleen toxina botulínica, el ácido hialurónico u otras sustancias rejuvenecedoras, y mejores resultados se obtendrán con ellas.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.