Toxina botulínica y la satisfacción personal

Toxina botulínica y la satisfacción personal
Cuenta con más de 24 años de experiencia profesional. Ganadora del Doctoralia Awards, La Estrella de Oro a la Excelencia Profesional y La Medalla Europea al Mérito en el Trabajo.
Creación: 27 may 2014 · Actualización: 22 sep 2021

El paso del tiempo deja su huella en todos los seres vivos, tanto a nivel molecular, celular y de todo el organismo en sí. En el hombre esto implica una declinación de las actividades físicas y mentales.

El alargamiento de las expectativas de vida ha hecho que la población anciana a nivel mundial y especialmente en España haya aumentado de manera vertiginosa y esto puede considerarse un éxito del desarrollo socioeconómico y de las políticas de salud pública.

Al mejorar el nivel de vida y protección social. Como consecuencia del progreso social y sanitario, la proporción de personas de edad avanzada aumenta, constituyendo a la vez un reto para la sociedad, ya que ésta debe adecuarse a la condición física y mental de sus miembros, a fin de para promover al máximo que las personas mayores sean capaces de enfrentar el proceso de cambio a un nivel adecuado de adaptabilidad funcional y de satisfacción personal y social (Anciano Sano).

Envejecimiento

El Envejecimiento es definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un “proceso fisiológico que comienza con la concepción y ocasiona cambios característicos en la especie durante todo el ciclo de la vida. En los últimos años de la vida estos cambios producen una limitación de la adaptabilidad del organismo en relación a su medio Los ritmos a los que esos cambios se producen en los diversos órganos de un mismo individuo o en los distintos individuos no son iguales."

En variabilidad en el ritmo de envejecimiento los científicos han identificado como una de las principales a factores externos tales como las radiaciones, la contaminación ambiental, el humo del cigarrillo y agentes químicos e infecciosos que aumentan los procesos de oxidación celular, dañando las estructuras celulares. Esto ocasiona que las células dañadas funcionen de la forma inadecuada, desencadenando enfermedades y procesos degenerativos crónicos.

De lo anterior podríamos deducir que parte de las características que hemos asociado con el envejecimiento no pertenecen realmente a este proceso sino que obedecen a una inadecuada protección contra el daño producido en los tejidos por los procesos stress oxidativo lo que conlleva a una senilidad o envejecimiento anormal o patológico con pérdida del atractivo y facultades físicas y psíquicas del individuo.

El “desgate de la existencia", como ya sabemos no se manifiesta de la misma manera y al mismo ritmo en cada uno de nosotros, De allí que podamos observar mujeres de 55años notablemente jóvenes con apariencia física e intelectual equiparable con féminas de 40 años.

En cuanto al proceso de envejecimiento cabe destacar que la piel de nuestro cuerpo en general se ve expuesta a múltiples agresiones que pueden producir un envejecimiento anormal o prematuro, donde las áreas más expuestas como lacara, el cuello, el escote y las manos son las zonas que más se ven afectadas debido a que están desprotegidas, habitualmente a lo largo de todo el año. Existen otros factores que contribuyen con el deterioro prematuro de la piel, es el caso del consumo de cigarrillos y la exposición a la contaminación ambiental. Estos dos, junto con la exposición excesiva al sol, aumentan los procesos de stress oxidativo y con ello alteraciones en el ADN, acelerando la aparición de arrugas, surcos, manchas, flacidez, deshidratación, etc.

Estas arrugas y surcos se ven profundizadas en las zonas de mayor gesticulación (líneas de expresión) y si bien son consecuencia de la expresión emocional natural del individuo, van marcando la huella de las emociones más frecuentes y más intensas en el rostro, dándole ese aspecto casado, desencajado y desaliñado.

Los daños que infringimos a nuestra piel se hacen evidentes alrededor de la cuarta década de nuestra vida. Como primeros signos aparece el aspecto cansado y ajado, el aumento de las arruguitas en la frente y alrededor de los ojos. Estos representan un grito de auxilio de nuestra piel, que demanda una intervención oportuna por parte del médico especializado. De no ser así, el proceso de envejecimiento prematuro o senilidad de la piel podría convertirse en algo irreversible, requiriendo entonces medidas más agresivas para su corrección, como es el caso de la cirugía plástica.

¿Qué hacemos?

En nuestra centro buscamos compensar y contrarrestar los elementos anti-natura presentes en el estilo de vida contemporáneo y que aceleran el envejecimiento, contando dentro del arsenal terapéutico con la toxina botulínica que, entre otras podemos decir que se trata de una solución no invasiva, tomada de la naturaleza, diseñadas para devolver la frescura al rostro manteniendo la naturalidad. Esto permite recuperar una imagen natural y saludable, de una manera efectiva, segura y asequible. De manera que, si bien el envejecimiento es un proceso natural, el envejecer prematuramente (senilidad) no lo es. En este último caso, el tratamiento adecuado en manos expertas, pueden llevar atrás el reloj de nuestra apariencia personal.

Es aquí donde la Medicina Estética viene en nuestro auxilio con la aplicación de la toxina botulínica con un carácter Pro Natura por cuanto ayuda a cuidar y proteger el rostro de una forma deliberada, para favorecer la plenitud de la experiencia física y la satisfacción personal.

Cuidar y mantener una imagen saludable es una forma fabulosa de disfrutar de nuestras relaciones con nosotras mismas y con los demás.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.