Toxina botulínica y bruxismo: ¡Milagro hecho realidad!

Toxina botulínica y bruxismo: ¡Milagro hecho realidad!
Nikki Reina es una clínica de Medicina Estética, Cirugía Plástica, Cirugía Capilar, Estética Avanzada y Nutrición con un equipo humano y profesional sin competencia.
Creación: 8 feb 2021 · Actualización: 21 sep 2021

Dentro del campo de la Medicina Estética existen dos grandes “Reyes” conocidos por tod@s: la toxina botulínica y el Ácido Hialurónico.

Mientras que en el caso del Ácido Hialurónico es bastante popular cuáles son todos sus beneficios y aplicaciones tales como voluminización, rehidratación, activación de colágeno y elastina, etc. así como las áreas del cuerpo a tratar: Labios, ojeras, pómulos, surco nasogeniano, glúteos, etc., la toxina botulínica, que en realidad fue “el primero en llegar”, ha quedado encuadrado en su uso más común (rejuvenecimiento del tercio superior facial). Pero la realidad es que sus usos van mucho más allá de esto.

Explicaré primero cómo funciona nuestra amada toxina botulínica (¡no puedo evitar amarla!) para luego contaros sus impresionantes usos alternativos:

El principal efecto de la toxina botulínica es eliminar las arrugas faciales dinámicas mediante su increíble efecto evitando que los músculos se contraigan o bloqueando los nervios y, en consecuencia, haciendo desaparecer las arrugas y señales propias de la edad y la gesticulación.

Es por este efecto que su uso más comúnmente conocido sea el rejuvenecimiento del tercio superior facial, que es donde se encuentran las arrugas dinámicas de la cara; es decir, frente, entrecejo y patas de gallo.

Pero… si la toxina botulínica paraliza los músculos… ¡Seguro que puede hacer más cosas! Efectivamente así es.

Hablemos de bruxismo

El bruxismo consiste en el acto inconsciente de rechinar y/o apretar los dientes intensamente como consecuencia, fundamentalmente, de situaciones de estrés. El caso es que, al ser un acto involuntario, acaba por instalarse en nuestro cerebro de manera que aunque pase el periodo de estrés queda como una “manía” o “tic nervioso”.

Seguro que sabes de lo que hablo… ¿Sabías que el 70% de la población sufre de bruxismo?

Hay personas que lo padecen durante la noche mientras duermen, liberando así las tensiones del día, pero en estos tiempos que tenemos es cada vez más habitual sufrirlo también a lo largo del día de forma continuada, lo que provoca dolores de cabeza, desgasto de muelas e incluso, a largo plazo, un ensanchamiento del óvalo facial que resulta antiestético.

Hasta hace poco la solución para el bruxismo consistía en colocarse una férula por la noche de manera que se protejan los dientes y muelas y, por consiguiente, su consecuente desgaste.

Pero, ¿qué pasa con los dolores de cabeza?, ¿qué pasa si sufro bruxismo durante el día? ¡No voy a ir con la férula todo el día si no puedo hablar ni comer con ella! Y ¿qué pasa con el ensanchamiento de la cara? Porque con la férula se protegen los dientes, pero el acto en sí continúa y por tanto todos los demás efectos se mantienen.

Pues bien, para eso llega el rey de la medicina estética.

Cada día se descubren nuevas aplicaciones que tiene la toxina botulínica y de las que iremos hablando en otros artículos, pero para que os hagáis una idea, otra de las maravillas es su capacidad para adormecer las glándulas sudoríparas y conseguir así que personas que sufren de una sudoración excesiva e incómoda vean su problema solucionado. En este caso se aplica en axilas y manos por ejemplo. Tuve una vez una paciente que se negaba a dar la mano en las presentaciones formales porque sufría de una sudoración aguda en las mismas y, gracias a tratarlo con toxina botulínica, su “complejo” se vio solucionado por completo.

Con razón he titulado a este artículo con la frase “Milagro o Realidad”

Adiós Bruxismo, Adiós

Pues sí! ¡di ADIÓS a tu bruxismo! Porque nuestro amada proteína ha encontrado un nuevo área donde llegar para quedarse y, como no podía ser de otra manera, resolver por completo el problema.

¿Cómo? ¡¡Sencillo!!

Infiltrado en mínimas cantidades y en unos puntos clave de la zona mandibular con técnica específica, los músculos quedan completamente relajados, “olvidados” de manera que desaparece por completo el hecho de apretar la mandíbula y, en consecuencia, decimos adiós a los dolores de cabeza, al desgaste dental y al ensanchamiento facial. De hecho la cara se estrecha de forma casi mágica!!

Además, como se trata de un acto que termina siendo reflejo o inconsciente, con el tiempo los músculos terminan olvidando y dejando de actuar de esa manera. Mientras esto llega, mantener tu tratamiento cada 6 meses, como en el caso del rejuvenecimiento del tercio superior, es todo lo que tienes que hacer.

Un último apunte que sé que os estaréis preguntando… Que los músculos se “duerman” o se relajen no significa que la boca quede dormida, que no sintáis nada. Seguiréis teniendo vuestras funciones exactamente igual que siempre; masticar, soplar, reír y por supuesto besar!!! Por eso precisamente tiene unos puntos específicos de infiltración; porque sólo se elimina la acción involuntaria del bruxismo como tal.

Y por supuesto el tratamiento es indoloro (apenas notaréis el pinchazo que se realiza con una aguja de dimensiones muy pequeñas, la misma que se utiliza para el tercio superior) y rápido; en 20 minutos el tratamiento queda realizado.

Notaréis el efecto a partir de cuarto día y durante los catorce días siguientes y, como apunté anteriormente su efecto se mantiene durante unos seis meses aproximadamente.

¿Milagroso? Bueno, sólo me queda decir que como todo en el mundo de la medicina estética y la cirugía plástica, sí magia pura.

Así que, querida toxina botulínica… ¡¡gracias por existir!!

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.