Bioestimulación para el tratamiento de la alopecia androgenética

Bioestimulación para el tratamiento de la alopecia androgenética
Por Dr. Ignazio Sapuppo -Traducción: Raquel Rodríguez
26 ene 2021

La alopecia androgenética es una pérdida del cabello debido a la miniaturización del folículo piloso a causa de los andrógenos. Es el tipo de calvicie más común y afecta al 70% de los hombres y al 40% de las mujeres en algún momento de sus vidas.

Diagnosticar la alopecia

Normalmente, el hombre sufre la caída en las sienes y una pérdida de cabello en la zona superior de la cabeza, mientras que en el caso de las mujeres, la caída está más difuminada por toda el área superior del cuero cabelludo. Tanto los factores genéticos como los ambientales juegan un papel importante.

Desde el punto de vista fisiopatológico, la alopecia androgenética está ligada a la actividad de la 5-alfa reductasa de tipo II, enzima responsable de la conversión de la testosterona en dihidrotestosterona.

Para diagnosticar esta patología utilizamos test del estrés, tricogramas, dermatoscopias, sebometrías, exámenes de sangre con pruebas hormonales y mineralogramas.

La calvicie puede ser afrontada desde el punto terapéutico, ya sea por vía médica o quirúrgica con autotrasplantes de cabello.

Sin embargo, por lo que respecta al tratamiento médico, existen diversos fármacos que ralentizan, bloquean y, en algunos sujetos, revierten (al menos, durante algunos años) el proceso de miniaturización de los cabellos causado por la alopecia androgenética.

El fármaco más importante es la finasterida, que es un inhibidor de la 5-alfa reductasa de tipo II.

Otro fármaco utilizado es el minoxidil, que, además de ser un antihipertensivo, usado en el bulbo piloso actúa como estimulante. La mayor parte de los pacientes tratados con minoxidil obtienen resultados estéticos positivos, tanto en lo que respecta al mantenimiento como al crecimiento.

El tratamiento de bioestimulación para la calvicie o para la caída del cabello (alopecia) se basa en la estimulación y reactivación de las células madres del bulbo piloso, que se encuentran en un estado de quiescencia, por medio de la inyección de sustancias biorevitalizantes a base de vitaminas (vitamina A, ácido fólico, vitamina C y vitamina D) y minerales (cobre, yodo, hierro, selenio, silicio, zinc).

En general, se necesitan al menos seis sesiones de bioestimulación, con una distancia entre ellas de entre 7 y 10 días, para conseguir un buen resultado.

Tras estas sesiones iniciales, se recomiendan ciclos de mantenimiento cada seis meses.

Paua aumentar la eficacia del tratamiento, se puede conjugar esta técnica con otras técnicas de medicina estética (needling, plasma rico en plaquetas -PRP-, carboxiterapia) y prescribirse también tratamientos caseros adecuados.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.