¿Qué es la proctología?

¿Qué es la proctología?
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones públicas y Gabinetes de Comunicación. Me encanta escribir y comunicarme con los demás. Actualmente, redacto contenidos y artículos en Multiestetica.
Creación: 4 oct 2017 · Actualización: 16 jul 2019

La proctología es una subespecialidad dentro de la cirugía general que está centrada en diagnosticar y tratar las patologías relacionadas con la región anal en general y con el recto en particular.

En España no está considerada como una especialidad quirúrgica, sino como una rama de la cirugía general, por lo que las intervenciones en este campo las puede realizar un cirujano general que esté especializado en el aparato digestivo.

El proctólogo es un cirujano especializado en el aparato digestivo que además se ha especializado en la región anal y perianal. En caso de que también esté especializado en enfermedades del colon y el recto, podemos hablar de coloproctólogo.

Patologías que trata la proctología

estrenimiento.jpg

Hemorroide. Se trata de una hipertrofia del tejido hemorroidal. Al producirse el prolapso la sintomatología puede ser más o menos severa y puede ir acompañada de otros problemas como fisura anal, condilomas o fístulas.

Fisura anal. Es una herida que está localizada en el margen anal y que puede ser de diferente profundidad, pero que se caracteriza por producir un dolor intenso en el momento de la defecación, e incluso horas después de la misma. Puede ser producida por traumatismos, pero también en casos de síndrome diarreico, e incluso por estreñimiento severo.

Estreñimiento. Esta patología, que puede ir de menos a más en cuanto a gravedad se refiere, afecta hasta a un 10% de la población. Se considera que hay estreñimiento cuando el paciente realiza menos de tres deposiciones a la semana, cuando hay sensación de que no se ha terminado la evacuación en más de un 25% de las ocasiones que se va al baño, o cuando se evacuan heces duras más de un 25% de las veces.

Incontinencia fecal. Es justo lo contrario al estreñimiento. Los pacientes no pueden controlar la liberación de contenido fecal o de gases. Puede estar causada por lesiones que afectan al equilibrio entre el anillo muscular esfinteriano, la sensibilidad rectal y las raíces nerviosas que los inervan. Es uno de los problemas del recto que más incapacitan a las personas.

¿Qué pruebas realiza un proctólogo?

shutterstock-576042700.jpg

En función del problema que sufra el paciente puede ser necesario practicar unas pruebas u otras; entre las más frecuentes están:

Colonoscopia. Implica introducir un tubo flexible con una cámara (colonoscopio) a través de la cavidad anal para recorrer el colon y detectar posibles problemas en el mismo.

Rectoscopia. Es similar a la anterior, pero en este caso únicamente se examina el recto, que es la primera porción del interior del intestino grueso que se encuentra al entrar por el ano.

Manometría anorrectal. En esta prueba se inserta una sonda de plástico flexible a través del ano. La sonda incorpora un globo de látex que se introduce en el cuerpo. Se lleva a cabo para evaluar la función anorrectal, especialmente en casos de estreñimiento, incontinencia fecal o dolor anal de origen desconocido.

Defecografía. Se introduce en la cavidad anal un contraste y se pide al paciente que defeque en un inodoro. El contraste permite observar los movimientos del organismo y cualquier actividad que sea inusual.

Hoy en día estas pruebas son indoloras y se llevan a cabo en un período de 15 a 30 minutos. No tienen asociadas complicaciones importantes y lo habitual es que el paciente pueda volver a hacer su vida normal nada más someterse a la prueba diagnóstica.

Tratamientos en proctología

Con frecuencia, muchas de las patologías relacionadas con el recto y la región anal requieren de cirugía para su corrección, pero no siempre es así. En algunos casos pueden aplicarse tratamientos de otro tipo. En cualquier caso, es importante hacer todas las pruebas de diagnóstico necesarias para conocer más en profundidad el problema del paciente y poder ofrecerle el tratamiento más adecuado.

Entre las intervenciones quirúrgicas y los tratamientos más habituales que se llevan a cabo dentro de la proctología están los siguientes:

Hemorroidectomía. Consiste en la extirpación de las hemorroides, generalmente las de grado 3 y 4, que son las más graves y las que más molestias causan, pues no responden a otros tipos de tratamientos.

Es una cirugía mayor ambulatoria, y lo normal es que el paciente se pueda ir a casa pasadas unas horas desde la intervención, o bien que se quede a dormir una única noche en el hospital. El paciente puede volver a hacer su vida normal en 2 o 3 días, pero la recuperación total no se produce hasta pasadas unas dos semanas desde la intervención.

Fisurectomía. Muchas fístulas anales no mejoran con otros tratamientos, y dadas las molestias que causan, es frecuente que se recurra a la intervención quirúrgica. La operación se lleva a cabo con anestesia local y tiene una duración de 15 a 30 minutos. La recuperación total se produce en 3 o 4 semanas, pero el dolor va desapareciendo de forma progresiva tras la intervención.

Fistulectomía. Es una operación destinada a solucionar los problemas de fístulas en el ano, que son unos abscesos que aparecen en las glándulas de lubricación. Suele realizarse con anestesia local, aunque en algunos casos hay que recurrir a anestesia general. La intervención tiende a durar entre 30 y 90 minutos. La recuperación total se produce en el plazo de un mes.

La importancia de acudir al proctólogo

shutterstock-252566905.jpg

Para muchas personas las dolencias y molestias en la zona rectal siguen siendo un tabú y muchas veces muestran vergüenza a la hora de consultar con un especialista.

Sin embargo, coger a tiempo un problema como las hemorroides o la incontinencia fecal siempre es mejor que intervenir cuando los síntomas se han agravado.

La mayor parte de las patologías en esta zona del cuerpo se caracterizan por ser dolorosas y causar múltiples molestias, hasta el punto de que el paciente no puede hacer su vida normal. Pero el tratamiento suele ser bastante sencillo y la recuperación se produce de forma muy rápida.

Por ello, en caso de detectar cualquier tipo de problema o molestia en esta región, lo mejor que se puede hacer es consultar lo antes posible con los especialistas para buscar una solución, quirúrgica o no, al problema.

La información que aparece en Multiestetica.com en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.com no hace apología de un producto comercial o de un servicio.